¿Puede la Navidad llevarnos a contraer deudas innecesarias? Consejos de KRUK para evitarlo

By enero 11, 2018 Tendencias No Comments
andrew-neel-48762
  • Los tentadores descuentos, promociones y ofertas de los comercios hacen a los usuarios susceptibles de adquirir préstamos rápidos para sufragar algunas compras
  • KRUK ha elaborado una lista de consejos para diferentes tipos de personas que les ayudarán a evitar caer en espirales de deuda

Los dependientes sonrientes, el ambiente alegre y las muestras de productos apetecibles por todos lados nos recuerdan los regalos que nos gustaría adquirir esta Navidad. Este periodo supone un tiempo de descanso, pasar momentos felices con la familia y deliciosas comidas, pero también un período de mayor riesgo de endeudamiento. Según el reciente estudio de Deloitte sobre las “Tendencias de Consumo Navideño 2017”, los españoles planean gastar unos 633 euros de media durante estas fiestas, un 3,3% más que el año anterior. Disponer de esta gran cantidad de dinero en un periodo corto de tiempo puede hacer que se contraigan deudas innecesarias.

Un reciente estudio acerca del endeudamiento de los europeos llevado a cabo por el Grupo KRUK muestra que el 25% de los europeos no consigue ahorrar nada a final de mes y, a menudo, su presupuesto mensual es apenas suficiente para los gastos habituales. Esta situación poco holgada puede hacer que las Navidades se conviertan en una carrera de obstáculos para la economía doméstica de la mayoría de los ciudadanos.

Consejos de KRUK para evitar contraer deudas durante la Navidad:

Cada persona se organiza de modo diferente dependiendo de su tipo de personalidad. Por eso los expertos en educación financiera de KRUK proponen consejos diferenciados para afrontar el periodo navideño sin contraer grandes deudas:

Para los despistados:

A menudo, este tipo de personas cae en espirales de deuda porque olvidan pagar las cuotas cuando pide un préstamo. Sin embargo, suelen realizar los pagos rápidamente una vez que se acuerdan de ella.

Consejo: Por lo general, la Navidad es un periodo de estrés, muchos compromisos y asuntos pendientes por hacer, y es más probable despistarse en el pago de facturas o cuotas de préstamos ya adquiridos. Para evitarlo, lo ideal es preparar un calendario de gastos mensual donde aparezcan las fechas de vencimiento de pagos por hacer.

Para quienes se endeudan por su dedicación a otros:

Las personas de este grupo están dispuestas a gastar casi todo el dinero que tienen para agasajar a sus familiares y amigos. Por lo tanto, la Navidad se convierte en un período muy peligroso para su cartera.

Consejo: Antes de tomar las decisiones de compras y regalos para otros, es recomendable definir los gastos más importantes que se van a afrontar el próximo año. Así, comparándolo con los ingresos esperados, se podrá ver qué regalos o compras se pueden asumir durante la Navidad, y cuáles no. Siempre se puede llegar a soluciones intermedias a la hora de comprar regalos: por ejemplo, dividiendo entre varias personas los gastos de un regalo que suponga un gran desembolso.

Para los descuidados

Este tipo de personas suelen actuar espontáneamente y durante la Navidad pueden caer en la trampa de los descuentos y ofertas unidas a métodos de financiación a plazos. En muchas ocasiones, durante el resto del año se les presentan dificultades para pagar estas deudas adquiridas en Navidad.

Consejo: Hacer una lista de los regalos y el dinero que se quiere gastar antes de salir de compras, es muy recomendable para no sobrepasar los límites. Es importante ceñirse a dicha lista y evitar compras impulsivas e imprevistas.

Para los que no se preocupan por el futuro:

Las personas más jóvenes son las que normalmente menos piensan en el futuro y están dispuestos a firmar, por ejemplo, un contrato telefónico innecesario con algún proveedor que ofrece un teléfono móvil a buen precio. Con el tiempo resulta que no pueden pagar las facturas a tiempo y aparecen consecuencias no deseadas resultado de decisiones tomadas demasiado rápidamente.

Consejo: Antes de comprar, se debe planificar cuidadosamente cuánto dinero se puede gastar, teniendo en cuenta hacer una pequeña reserva para los imprevistos que puedan surgir en el futuro cercano.

Para las personas que no saben de finanzas:

En este grupo suelen encontrarse personas con una mala situación financiera, y en su mayoría son personas mayores que no entienden muy bien los temas financieros. Por lo tanto, si deciden recurrir a un préstamo para afrontar los gastos de Navidad, tienen más riesgo de elegir una oferta que no les beneficia, o incluso pueden ser manipulados.

Consejo: Pedir ayuda a personas de confianza que tengan un mayor conocimiento de las finanzas es siempre una buena opción. Es aconsejable que asistan a la compra o a la firma del contrato de préstamo para leerse las condiciones y poder resolver cualquier duda.

Para todos:

Independientemente del modo de ser de cada persona,  KRUK siempre recomienda cumplir con una regla básica: calcular la capacidad financiera de manera realista, valorando los gastos futuros que van a aparecer. Solo este cálculo y el uso de la razón sin dejarse llevar demasiado por la emoción del momento pueden evitar gastos innecesarios y la deuda resultante. Si se tienen en cuenta todos estos aspectos, la Navidad será financieramente satisfactoria y podremos disfrutarla de principio a fin.